Seleccionar página

El Programa LEES, “Lanzadoras de Empleo y Emprendimiento Solidario”, celebró en Cantabria el pasado viernes 17 su séptima edición. Con un total de 320 beneficiarios (desempleados),además de coordinadores y representantes de los ayuntamientos colaboradores, el programa cuenta con 16 lanzadoras que se distribuyen por todo el territorio cántabro. Pero la novedad más destacable de este año ha sido la primera lanzadora joven de la zona, en un momento en el que el empleo joven está atravesando una serie de cambios.

Por su parte, la Junta de Extremadura ha iniciado un proceso de venta pública para la ejecución y desarrollo de programas de emprendimiento social en la eurorregión Euroace (agrupación conformada por la Comunidad Autónoma de Extremadura y dos regiones portuguesas, creada por la voluntad de reforzar las relaciones de cooperación entre las tres regiones), que a su vez se enmarca dentro del proyecto europeo EFES, para fomentar la creación y consolidación de empresas sociales innovadoras y sostenibles, donde también los jóvenes tienen un peso importante.

Pero esto no son casos aislados, sino dos ejemplos más que ilustran lo que es ya una realidad: el emprendimiento joven está en un momento de despunte y reconocimiento. 

Su llegada al mundo empresarial suele venir acompañado de cambios, pues siempre buscan modernizarlas. Además, en muchas ocasiones son precisamente ellos quienes tienen la clave para afrontar la que, aún hoy, supone una auténtica transformación digital.  Aunque en algunos casos los más veteranos pueden mostrar cierta desconfianza o recelo hacia estas figuras, su convivencia es cada vez más frecuente y supone un camino sin retorno. Lograr un entendimiento entre ambas es un proceso en sí mismo, proceso que debe pasar por la eliminación de prejuicios, tanto de unos como de otros.

Como cualquier otro líder, un jefe joven debe tener una serie de características o cualidades. En primer lugar, debe tener claro qué es lo que quiere e identificar si realmente quiere dirigir su empresa, lo que pasa por reconocer sus puntos fuertes como dirigente así como sus debilidades. Rodearse de un buen equipo también es importante, y pedir ayuda siempre que sea preciso -un buen líder no debe ser arrogante ni intentar asumir más trabajo del que realmente pueda llevar a cabo-.

Debe ser empático con sus trabajadores y escucharles. Esto es importante no solo para fomentar buenas relaciones y hacer que todo fluya, sino porque muchas veces son los empleados quienes tienen auténticas innovadoras y atractivas propuestas de mejora para el negocio. Apostar por un liderazgo colaborativo da mejores resultados.

Gestoría asesoría en leganes grupo em gestión Inmobiliarias en leganés grupo em Gestoría de vehículos en leganes. Transferencias de Vehículos Empresas de Construcción y Reformas Quórum 2000 Construcción Empresas de Mantenimiento y Limpiezas en Madrid CB Villa de Leganés LGN Noticias LGN Radio Qdr Comunicación Lega Integra Esto es atleti